Tu living es un tetris, aprendé a distribuir sus muebles en pocos pasos

El living es el corazón de la casa, donde descansamos, recibimos amigos y nos reunimos en familia. Debería ser cómodo, práctico y funcional. Mirá estas claves para lograr tu habitación ideal.

La distribución

¿Cuántos metros tiene tu living? ¿Es rectangular o cuadrado? Estas son dos preguntas claves porque, para distribuir y organizar muebles y adornos, lo mejor es pensar en el resultado final y favorecer el conjunto. Es decir, si heredaste un mueble que ocupa demasiado espacio y dificulta la instalación de otras piezas claves, pensá en la posibilidad ubicarlo en otro punto de la casa.

A la hora de definir la distribución hay dos cuestiones claves: las ventanas deberán quedar libres de obstáculos (para no entorpecer la entrada de luz natural) y las zonas de circulación tienen que ser amplias y fáciles de transitar.

Para que tu living se vea más acogedor y dinámico, lo mejor es crear distintas áreas.

En plantas rectangulares de menos de 4 metros de ancho no hay mucho margen de acción: tenés que distribuir los ambientes de forma lineal. Sin embargo, si se trata de una habitación cuadrada, podés armar pequeñas islas, que son fácilmente diferenciables con alfombras o muebles separadores.

La forma tradicional de aprovechar bien cada metro (y que el conjunto se vea armónico) es hacer que los espacios dibujen una línea diagonal imaginaria. Las texturas también ayudan a la hora de diferenciar espacios. Hacen que el conjunto tenga volumen y se vea más dinámico.

La clave: sofás y futones

En un living los sofás son la clave, por eso, normalmente, su ubicación condiciona la distribución del resto de muebles. Además de ser cómodos deberían ajustarse a la realidad de tu día a día. No será el mismo sofá el que use una pareja que el que elija una familia con hijos pequeños y mascotas.

Hay muchos factores que condicionan el color, la tapicería y el tamaño de tu sofá ideal, pero lo que es fundamental que sea un mueble integrador, que favorezca la convivencia y la conversación.

Si no contás con una habitación extra, pero sí muchos amigos que pueden visitarte y querés recibirlos con comodidad, los futones y los sofá camas son la solución. Son tan prácticos como versátiles. Mirá algunos de nuestros elegidos acá.

La luz natural

Siempre que sea posible colocá tu sofá cerca de una entrada de luz natural y pegado a la pared más grande del living. Si te dan los metros para colocar más de uno, la distribución ideal depende de la forma de la pieza. Así, si tu living es cuadrado, lo mejor es poner uno en frente de otro. En caso de tener espacio para tres, colócalos en forma de U. Pero si tu living es rectangular, la distribución más eficiente para tus sofás es la forma de L.

¿Ya sabes cómo redistribuir tus muebles? En caso de duda, las claves para el éxito seguro son: la funcionalidad; los textiles y tapicerías de fácil mantenimiento; y los colores y líneas neutros.

Recomendación: Un esquema mental te ayudará a distribuir tus muebles. Lo mejor es que antes de mover algo dibujes todo lo que querés y, boceto en mano, puedas mover tus muebles y accesorios dándoles la mejor ubicación.