El buen descanso es vital, ¿cómo elegís tu colchón o sommier?

Un tercio de tu día, quizá de tu vida, lo pasarás durmiendo. Sí. Exactamente. Promedialmente dormimos ocho horas diarias ¿no te parece razón suficiente como para tener un buen colchón o sommier? En esta nota, Sodimac mirá algunos tips para que puedas elegir el tuyo y logres un descanso reparador.

La clave de un buen colchón es que se adapte perfectamente a tu cuerpo y mantenga el equilibrio natural de la curvatura de tu espalda. A la hora de optar por uno, es importante que consideres:

Tamaño
El colchón debe tener por lo menos 90 cm de ancho y 10 o 15 cm de altura. Además debe ser 10 cm más largo que la altura de quien lo usará.

Peso
Saber cuánto pesa quien lo usará es clave. Una persona con poco peso necesita un colchón con mayor flexibilidad, que se adapte fácilmente a su cuerpo; en tanto alguien que supere los 100 kilos, deberá optar por colchón firme que le brinde un soporte apropiado.

tip: Para probar el colchón, lo mejor es acostarse y pasar la mano entre la zona lumbar y el colchón: si hay demasiada holgura el colchón puede ser demasiado rígido para tus características. Si la mano no pasa, el colchón es demasiado blando y el cuerpo se hunde en exceso.

Densidad
A cuanto mayor densidad, mayor será su durabilidad y su adaptabilidad. Las personas con más peso deberían optar por piezas de más densidad. La densidad es clave para que la columna descanse en una posición correcta.

Cama
Una cama con base rígida, necesita un colchón más suave. En el caso de los sommiers el box tiene que probarse con el colchón elegido para saber si es rígido o no. Por lo general base y colchón se venden en conjunto.

Decime cómo dormís y te diré qué colchón necesitas
La posición al dormir también debe considerarse a la hora de elegir el colchón que comprarás.

Si dormís de costado: tu colchón debería combinar firmeza y suavidad, para adaptar tu cuerpo de la mejor forma. No debe ser muy firme, porque necesitás amoldar ciertos puntos y contener otros.

Boca arriba: es aconsejable un colchón un poco más firme. Tu espalda deberá estar contenida y el colchón deberá brindar apoyo a tu nuca y la región lumbar.

Boca abajo: debés elegir un colchón firme, para que te otorgue buen apoyo en la nuca y en la región lumbar.

Consejos de uso:
— Invertí en un cubrecolchón, ayudará a protegerlo de manchas o derrames y aumentará su vida útil. No lo pienses si tenés hijos pequeños: es vital.
— Es recomendable que cambies el colchón y la base al mismo tiempo. Un colchón nuevo en una base vieja se estropea antes.
— Cuando coloques el colchón en tu cama, asegúrate de que el mueble no tenga bordes que puedan dañarlo.
— Nunca dobles el colchón, sus materiales internos pueden dañarse.

Consejos de manutención:
— Ventilá tu colchón, al menos durante cinco minutos diarios. Aprovechá los días soleados para ventilarlo de los dos lados.
— Sacudí el colchón todas las semanas. No lo golpees porque puede deformarse; lo mejor es aspirarlo.
— Girá tu colchón una vez al mes (de izquierda a derecha y de la cabeza a los pies), para que su desgaste sea parejo. Considerá que no todos pueden darse vuelta, pero si el tuyo sí, hacelo.

Conocé las distintas opciones disponibles en colchones y sommiers en cualquier local de Sodimac o chequeá todas las propuestas en Sodimac.com