Hidrolavadoras, aliadas para una limpieza profunda

La fuerza de agua que genera una hidrolavadora permite eliminar todo tipo de suciedad en las superficies y llegar a espacios o rincones de difícil acceso. En Sodimac.com te asesoramos para que puedas elegir tu hidrolavadora.

Características 
Las hidrolavadoras o limpiadores de alta presión son máquinas que expulsan agua con gran fuerza a través de una lanza, lo que permite hacer el proceso de lavado de forma más eficiente, reduciendo los tiempos de trabajo y ahorro en el consumo de agua.

Partes de una hidrolavadora:
1. Regulador de presión: ajusta la presión del agua en función de los accesorios que se utiliza.
2. Manguera: son flexibles, y algunos modelos pueden venir reforzadas con malla metálica. Lo ideal es que tenga más de 3 metros.
3. Pistón: normalmente es de acero, y puede estar recubierto por cerámica.
4. Bomba: su cabezal puede ser de aluminio, acero o latón.
5. Conexión: es la unión con la manguera.
6. Ruedas: indispensable para poder trasladar.
7. Depósito detergente: no todos los modelos lo tienen integrado, se puede acoplar a la lanza.
8. Motor: puede ser eléctrico, gasolina o batería.

¿Cómo elegirla? 
Elegí la hidrolavadora de acuerdo con el uso que le darás. Una mala elección se traducirá en gastos excesivos de agua, electricidad y tiempo. Algunos aspectos para considerar:

• Potencia: Los hidrolimpiadores tienen una potencia que va de los 1300 a los 3000 Watts.
• Agua caliente o fría: Algunos modelos permiten usar agua fría y caliente, pero siempre respetando el máximo de temperatura, por ejemplo 40º. El agua caliente se recomienda para retirar suciedad como manchas de grasas o aceites, además para la limpieza de bacterias u otros agentes contaminantes, ya que la temperatura del agua permite un mejor desempeño de los detergentes.
• Longitud de la manguera: Varía entre los 2 y los 12 metros. Los modelos más largos ofrecen más autonomía de trabajo sin tener que mover la máquina.
• Electricidad o gasolina: Las hidrolavadoras eléctricas requieren una toma de corriente, mientras que los de gasolina proporcionan más autonomía. Los motores eléctricos refrigerados por agua alargan la vida útil de la máquina y proporcionan una mayor durabilidad.
• Presión: A mayor nivel de uso necesitarás más presión, que según el modelo se puede medir en bares o psi. 1 bar equivale a 15 psi.
• Caudal: Es la cantidad de agua que puede transportar y que se mide en litros por minuto (lpm).

¿Dónde usarlas? 
Las hidrolavadoras están indicadas para trabajar en el exterior, en todo tipo de superficies. Desde la limpieza de una bicicleta o automóvil, hasta el lavado de fachadas o techumbres, pasando incluso por materiales más delicados como los hidrolavadoras.
Dependiendo de la presión y potencia la intensidad de uso que se recomienda:

Usos Presión
Uso ocacional: limpieza de bicicletas, muebles de jardín y balcones. Entre 100 y 110 bares
Uso moderado: coches, paredes y suelos de exterior hasta 30 m2. De 110 a 120 bares
Uso frecuente: fachadas, piscinas, tejados y suelos de exterior hasta 40 m2. De 120 a 140 bares
Uso intensivo: fachadas, piscinas, tejados y suelos de exterior hasta 60 m2. Hasta 160 bares

Recomendaciones de uso y seguridad 
Consejos de uso
• La conexión del agua debe estar abierta antes de encender la hidrolavadora, de lo contrario, se puede afectar la bomba.
• El detergente debe ser aplicado en la hidrolavadora antes de utilizarla.
• El uso recomendado de la hidrolavadora es en espacios abiertos libres y sobre superficies despejadas.
• Siempre que necesites hacer una pausa durante el trabajo de limpieza, desconecta la hidrolavadora de la alimentación eléctrica.
• La distancia mínima entre el pulverizador y una superficie a limpiar debe ser de 30 cm.
Consejos de seguridad
• Las hidrolavadoras no son pistolas de agua, por lo que deben mantenerse fuera del alcance de los niños.
• Para la limpieza de superficies verticales o sobre la altura de la persona que limpia, es recomendable el uso de lentes de seguridad para proteger la vista.
• La conexión eléctrica no puede quedar expuesta a zonas donde escurra el agua, luego del pulverizado, ni donde pase la conexión de agua que conecta la hidrolavadora, porque el riesgo de descargas eléctricas es muy alto.
• Durante cada uso debes revisar el estado de los cables y no operar nunca la conexión y desconexión de la hidrolavadora con las manos mojadas.

¿Cómo usar la hidrolavadora? 
• Conectá la manguera.
• Poner la pistola en la manguera y enroscá el filtro.
• Conecta la manguera que suministra el agua y abrir la llave para que comience a pasar el agua.
• Haz funcionar la pistola para que salga el agua de forma continua y fluida, hasta que no tenga aire.
• Conectá el cable eléctrico.
• Ajustá el accesorio que usarás en la pistola.
• Encendé la hidrolavadora.
• Presioná el gatillo en forma constante.
• Al terminar el trabajo, apagá la hidrolavadora y después la llave que suministra el agua.

Encontrá todo lo que necesitas en Sodimac.com ¡y hacé tu proyecto realidad!