Dormitorio infantil: descubrí cómo los colores afectan las emociones

La ciencia y los diseñadores ya lo saben: los colores ejercen un efecto sobre el estado de ánimo de las personas. A través del uso de ciertos tonos es posible influir sobre estados de ánimo y crear ambientes que potencian distintos estados mentales: pueden ser una ayuda para conciliar el sueño, estimular la memoria, entre otros efectos beneficiosos.
El arte, el diseño y la psicología enseñan que cada color trasmite una sensación y aquí te mostramos cómo aplicarlo en el dormitorio infantil.

Amarillo
Muy apropiado para habitaciones infantiles, ya que aporta vitalidad y alegría. En consecuencia, se hace muy recomendable para niños y niñas con energía más baja o que necesiten un refuerzo de positividad. Otra de sus virtudes es que es un tono asociado al estímulo intelectual, ayuda a la concentración de los más pequeños de la casa.
Un tip: 
No es necesario pintar todo de amarillo, podés sumarlo con distintos accesorios a la habitación. Mirá algunas ideas.

Rojo
Debemos tener cuidado con este color, ya que es muy intenso y energético. Si tu hijo o hija es inquieto es preferible evitar este tono o usarlo en pequeñas cantidades y solo en detalles. El rojo incita a la acción, el dinamismo y el movimiento, es recomendable para niños o niñas más tímidos. Te dejamos un look muy inspirador para que tomes ideas de dormitorio en tonos rojos. Hay muchas formas de sumarlo con estilo y mucho diseño: sillas, almohadones, detalles en muebles, etcétera.

Verde
Podemos sumarlo sin temor por su efecto tranquilizador y su relación a las emociones de seguridad y confianza. Los psicólogos aseguran consigue el equilibrio, al transmitir armonía y calma, ayudando mucho a los niños y niñas que les cuesta manejar sus emociones. Adornos en paredes como espejos y accesorios decorativos, sillas y cajas son una buena forma de incluirlo en la habitación infantil.

Rosado
Muchas veces se asocia solo a las niñas, pero es un tono que simboliza el amor, además de incentivar la creatividad y la fantasía. Es muy usado para producir calma en niños y niñas. Además, puede combinarse con otros tonos y siempre lucirá muy bien dando claridad a tus espacios.

Azul
Al igual que el verde es un color tranquilizador que entrega serenidad y paz. Es muy recomendable para niños y niñas que sean nerviosos o tengas problemas para dormir. Eso sí, debemos tener cuidado de no abusar de esta tonalidad, ya que en grandes cantidades puede provocar tristeza y melancolía. En pequeñas dosis como cajones en distintos muebles, repisas con detalles en azul o almohadones funciona perfecto. Mejor aún si lo mezclas con el blanco.

Negro
Es preferible que los uses cuando tu hijo o hija esté más grande, ya que saturar de este color una habitación infantil puede producir miedo, oscuridad e inseguridad. Puede sumarse en detalles y combinarse con grandes dosis de blanco y mucha luz. Algunos ejemplos para inspirarte.

Encontrá todo lo que necesitas en Sodimac.com y hacé tu proyecto realidad.