Cinco claves para elegir (correctamente) una alfombra

La alfombra correcta será el complemento ideal para la decoración de un espacio. Cuando este complemento se elige sin errores, le aporta calidez y color a nuestros ambientes. 

El tránsito diario: ¿Para qué lugar es?
¿Cuánto se usa el sitio elegido? Si se ubica en una zona de mucho tránsito, lo más recomendable será optar por una alfombra de pelo corto, que sea fácil de limpiar (las de pelo crespo son las más resistentes). Los zapatos no solo gastarán la alfombra, también la ensuciarán. 

En cambio, si la alfombra no está tan expuesta al trajín diario, podrás optar por alguna de pelo más largo. 

Materiales
El más común es el polipropileno. Es resistente, fácil de lavar y repele los hongos. Y como si fuera poco, se mantiene suave al tacto. En tanto, las de lana aíslan del frío, del calor y de los ruidos. Repelen la suciedad, así que su mantenimiento no es difícil. Las de fibras son resistentes a las manchas y se limpian fácilmente. 

Tamaño
En el living la alfombra debe ser lo suficientemente grande como para alcanzar las patas de los sillones. En caso de que se opte por una con un patrón muy llamativo o con alguna forma especial, su tamaño puede ser más pequeño para que se destaque completamente.  

En el comedor, si decidís poner una alfombra debajo de la mesa, considerá que la misma debe ser lo suficientemente grande como para correr las sillas y que no queden en desnivel o sin que sus patas doblen los bordes. 

Colores. 
Las alfombras de colores claros otorgan sensación de amplitud en las habitaciones. En cambio las oscuras aportan calidez y destacan los toques de color. Si el piso es demasiado protagonista, como el caso del parquet, las alfombras serán responsables de moderar esa preponderancia. 

Altura.
Casi nunca consideramos esta cuestión, pero es importante. Si hay puertas es vital considerar que puedan abrirse y cerrarse sin dificultad.

Combinaciones.  
Cortinas y tapizados de muebles deben considerarse al elegir la alfombra. Puede estar combinada cromáticamente o funcionar como contraste a esos textiles. A la hora de elegirla, bien vale ir a Sodimac con muestras de color. 

Cuidados.
Pasar la aspiradora, sin cepillo, semanalmente ayudará a mantenerla limpia. Una vez al año o cada 18 meses, hay que llevarlas a la tintorería o solicitar la visita de un limpiador a domicilio. Si se mancha, hay que limpiarla de inmediato con un paño de algodón desde el borde de la mancha hacia el centro.