¿Cómo planificar la calefacción de un apartamento?

Cada vez es más común la vida en apartamentos, ya sea por comodidad, cercanía, valor o seguridad. Por eso es necesario aprender a calefaccionar viviendas que tienen necesidades diferentes a las de una casa. Planificar las estufas y aislación que debe tener nuestro apartamento ayudará a pasar un invierno más tranquilo, con una calefacción eficiente que evite gastos excesivos en electricidad. En Sodimac te asesoramos para que en tu hogar no haya días fríos.

Pasos a seguir

1- Definí el “confort térmico”
El confort térmico hace referencia a la temperatura con la cual nos sentimos cómodos, en general si la casa está a 22º, nuestro cuerpo no sentirá frío. Es importante determinar esto, para luego definir el tipo de calefacción.


2- Calefaccioná con estufas
Al calefaccionar un apartamento, tenemos que tener en cuenta dos factores: las dimensiones del espacio donde funcionará la estufa y la capacidad de calefacción del equipo. La primera tiene relación con determinar el equipo apropiado para mantener temperado los ambientes y la segunda con la exigencia del equipo referido a ese lugar.
Por ejemplo: si el lugar para temperar fuera más pequeño que la capacidad de la estufa, se traduciría en un derroche de energía y recursos. Por el otro lado, si la estufa tiene que calentar un espacio más grande del que está capacitada, sobre exigimos el equipo y quizás nunca alcancemos una temperatura adecuada, prolongando su uso y el monto de la cuenta de luz.

Ventilación de áreas calefaccionadas
El exceso de calefacción combinado con ambientes muy cerrados y mal aislados, producen condensación interior que se manifiesta con paredes y ventanas húmedas. Para evitar este problema, hay que revisar la aislación de paredes y ventanas. Si esto no es posible, se recomienda mantener una ventana un poco abierta para que el aire se renueve y no se sature para evitar se produzca condensación.

A- Living – comedor
En general, en los apartamentos el living y el comedor comparten área, por temas de espacio están en el mismo lugar sin separación. Este suele ser el espacio más grande del hogar. Para esta área podemos usar una estufa por convección, como una chimenea eléctrica. La característica de la calefacción por convección es que hace circular el aire para que el calor se distribuya de manera uniforme.

B- Dormitorios 
Debido a lo acotado del espacio, además de la seguridad y limpieza, las estufas más adecuadas para calefaccionar los dormitorios son las eléctricas. Su termostato permite regular la temperatura según nuestra necesidad.

Otra buena alternativa son los calefactores óleo eléctricos ya que no consumen oxígeno, no resecan el aire, no producen ruido, son seguros y no contaminan el ambiente. En la habitación de los niños se aconseja poner una estufa que tenga purificador de aire como una estufa infrarroja, esto ayuda a la disminución de alergias y problemas respiratorios causados por el invierno.


C- Baños 
Es usual llevar algún tipo de calefacción al baño, pero muchas veces no se lleva la correcta. Para estos espacios se recomienda un termoventilador especial para zonas húmedas que cuenta con protección contra el agua y el vapor.


3- Aislá el balcón 
Cuando el balcón está expuesto a la intemperie y además tiene ventanales, el living comedor queda muy expuesto al frío. Una alternativa para contrarrestar la entrada de este frío es poner cortinas de bambú que gracias a su tejido de madera aíslan del exterior, o cortinas enrollables de bambú.


4- Determiná la ubicación de la calefacción
Para que de verdad sea eficiente la calefacción, más allá de elegir el tipo de estufa dependiendo del espacio, también es importante su ubicación dentro de dicho espacio, ya que ese será el factor determinante entre el frío exterior y el calor interior generen el equilibrio térmico.
Se recomienda ponerla cerca de ventanales, puertas o paredes sólidas que den al exterior, y siempre de espalda a ellos, ya que si ingresa aire frío, se calentará al pasar por la estufa y no enfriará el ambiente.
Otra consideración es aislar el espacio que se está calefaccionando de los otros que no, o sea cerrar las puertas de dormitorios baños y cocina si es el living comedor el que se está temperando para que el calor no se escape a otras zonas y haga bajar la el confort térmico.

Programación de estufas
La mayoría de los sistemas de calefacción cuentan con programadores para que su uso sea más eficiente, por ello se recomienda ocuparlos para determinar horas de encendido y apagado y, sobre todo, para regular el termostato, así la temperatura de la habitación se mantendrá agradable.

5- Cuidá la aislación 
Podemos hacer esfuerzos para generar calor dentro de la casa, pero no sirve de mucho si permitimos que ese calor se fugue por las rendijas de puertas y ventanas o techos y paredes.


A- Utilizá burletes en puertas y ventanas
Primero, debemos revisar puertas y ventanas y corregir las separaciones y espacios que se generan en los marcos con burletes. Los hay de gomas con diferentes espesores, dependiendo del espacio de la rendija.

B- Revisá la aislación de paredes 
Para los paredes, si son de tabiquería también puede revisarse y modificarse su aislación, mientras que con las paredes de concreto puede hacerse un tabique interior con barreras térmicas para reforzar la aislación.


C- Complementá con cortinas y alfombras
Las cortinas también actúan como barreras e impiden que el frio entre en la casa actuando como aislante térmico. Por otro lado, las alfombras también ayudan a la aislación en pisos muy fríos como cerámicas y baldosas.

Encontrá toda nuestra variedad de taladros en Sodimac.com y hacé tu proyecto realidad!