¿Qué tipo de ollas me conviene? Tips para elegir las más adecuadas

¿Cómo elegir ollas y sartenes para la cocina? Si buscás renovar tu batería de cocina, en el mercado hay variedad de materiales. Antes de optar por uno, considerá para cuántas personas cocinás y qué tipo de comida preparás con más frecuencia. Mirá algunas opciones disponibles en Sodimac

Por tipos de material:

Ollas de aluminio:
Son excelentes conductoras de calor y resisten a raspaduras. Suelen ser de material liviano y manejable. Es ideal usarlas con utensilios como cucharas de madera, bambú o silicona.

Ollas de aluminio anodizado:
Comparten los beneficios con las ollas de aluminio. Su base viene sellada, lo que las hace más seguras y resistentes a raspones (y además de facilita su limpieza).

Ollas de teflón:
Son antiadherentes y no requieren de grasas para cocinar los alimentos. Se recomiendan para preparaciones suaves a temperatura media o baja, tales como caramelizar verduras o preparar tortillas.

Ollas de cerámica:
Permiten la cocción de los alimentos, conservando su sabor y jugosidad natural. Son ideales para preparar comidas de cocción lenta, como carnes al jugo o pescados al curry. Necesitan un buen mantenimiento para conservar sus propiedades. Sugerimos limpiarlas con un paño o esponja suave.

Ollas de acero inoxidable:
Son una buena opción para cocinar a altas temperaturas. Resistentes a la oxidación, son mejores opciones que las de aluminio e hierro. Para evitar que los alimentos se peguen se requiere usar una capa antiadherente natural, como el aceite.

Ollas de hierro fundido:
Excelentes para la cocción lenta de alimentos o preparaciones, como guisos o estofados. Útiles para cocinar directo al fuego o al horno. Aconsejamos usar manoplas para manipularlas. Son durables, siempre que les realices un buen mantenimiento.

¿Cómo elegir tus ollas?

Para las diferentes opciones de preparación y cocción de alimentos, existe una amplia gama de tipos y tamaños de ollas para responder a tus necesidades.

La capacidad (litros):
El tamaño de la olla debe ser elegida en función al número de personas para quienes cocinás. Como referencia, una olla de 2,5 litros es suficiente para preparar una porción. En cambio, para tres personas bastará con una de cuatro litros. En una familia de cinco integrantes, una de seis litros es la ideal . Para siete personas, se recomienda una olla de ocho litros.

La altura:
La capacidad, expresada en litros, es diferente al nivel máximo de una olla. Involucra tanto la cantidad de agua como la de alimentos a cocinar. Se aconseja utilizar ¾ de la capacidad de la olla. Si cocinarás alimentos que aumenten con la cocción, como arroz o legumbres, entonces solo llénala hasta la mitad.

El diámetro:
Las ollas de mayor diámetro, superior a 22 cm, son prácticas para revolver y/o dar vuelta a los alimentos cómodamente. Facilitan la integración de los ingredientes. En ollas con diámetro más pequeño, la manipulación de lo que estás cocinando es más difícil.

 

Tipos de ollas

Las ollas también pueden distinguirse según el tipo de asa o mango:

Ollas con mango largo:
Es la más tradicional. Según su dimensión será útil para cocinar arroz, puré y cremas.

Ollas con dos asas:
Ideal para hacer guisados o sopas. Hay algunos modelos que vienen con un escurridor, aptas para hacer pastas.

Ollas a presión:
Permiten la cocción de los alimentos de forma rápida y sencilla. Su sistema de presión, el punto de ebullición de agua se incrementa y la cocción de los alimentos se hace más rápido que una olla normal. El vapor que se genera aumenta la temperatura, y gracias a su cierre hermético mantiene un calor homogéneo que favorece la preparación de carnes, vegetales y legumbres que se pierdan sus minerales y vitaminas.