Una época ideal para instalar juegos al aire libre

Los espacios preferidos por los más chicos de la casa son el patio y el jardín. A los pequeños, más que a nadie, les gusta estar al aire libre, así ¿por qué no hacerlos felices con juegos como los de una plaza pero en su propia casa?

Una hamaca
Si hay un juego que invita a volar a los niños es la hamaca. Sin importar la edad, no hay nada como hamacarse en una pequeña silla de madera y sentir el viento en la cara. Para disfrutar al solcito o en una perfecta noche de luna llena.

No necesitás que el jardín de tu casa tenga un árbol para instalar una hamaca. En el mercado hay unas que podés armar vos y que no necesitan de árboles, sino que se sostienen por sí solas. ¡Ayudá a que tu hijo vuele desde pequeño!

Pileta de pelotas
Si querés que tu hijo se divierta, pero te gusta que comparta con amigos en lugar de estar solo, uno de los recomendados para el jardín de tu casa es una pileta de pelotas.

Entre las ventajas, sobresale que este tipo de piletas son inflables, por lo que pueden instalarse y retirarse cada vez que quieras. Los niños podrán saltar y hacer piruetas sin riesgo de lastimarse. Una buena idea para divertirse es tener pelotas y agua al mismo tiempo. ¡Qué esperas para probarla!

Arenero en casa
Que tu hijo tenga que ir a la plaza para jugar con arena depende de vos, de tu creatividad y de qué tan alegre querés que esté. El lugar indicado para que camine descalzo y se sienta como en la playa puede ser el patio de casa.

Hay areneros de todos los tipos y tamaños que pueden adaptarse al patio de casa. Es más, un buen ejercicio, si sos de aquellos ingeniosos que prefieren hacer en lugar de comprar, es que, junto a tu hijo fabriquen su propio cajón de arena. Parte del plan de fin de semana puede ser construir castillos de arena.

Carpas en luna llena
Una carpa en el jardín en una noche de luna llena puede ser la excusa perfecta para sacar a los más chicos de la zona de confort. ¿Por qué no jugar a acampar al aire libre de vez en cuando?

Cuando jugás con los pequeños, explicándoles cómo armar una carpa, a usar el sobre de dormir y cuál es la comida ideal para una noche de camping, no sólo hacés que se entretengan, sino que los educás y contribuís con el desarrollo del lado aventurero que todos tenemos. ¡Juguemos a ser Indiana Jones!


Canchas de fútbol
Para jugar un buen fútbol no hace falta ir al club. El jardín de tu casa, y unos buenos arcos —que podés hacerlos con tubos de PVC— pueden convertirse en el escenario perfecto para compartir con tu hijo y fomentar la actividad física.

No hay nada que libere más a un adulto que la actividad física y nada mejor que invite a soñar a los niños, de la mano del fútbol, que jugar a ser como Messi. Invitá a tus vecinos, apuesten la merienda y hacé de tu casa un fortín. Pelota al césped y ¡a jugar se ha dicho!

Rayuela
Aunque los juegos para niños modernos no son para nada malos, también es bueno enseñarles cómo jugábamos antes, cuál era nuestra manera de compartir con los demás y ser felices. Un ejemplo de ello es la Rayuela.

¿Por qué no dejar que tus hijos dibujen con tizas el piso del patio? Jugar a la rayuela con ellos es enseñarles que para disfrutar de un buen rato no se necesita nada extravagante. Es invitarlos a imaginar, a caminar, y a saltar sobre un solo pie.

Encontrá mucho más en Sodimac.com