Tips para hacer un jardín zen en casa

Todos necesitamos un espacio tranquilo y pacífico para estar relajados y llenarnos de paz y armonía, un jardín zen es una opción perfecta para lograrlo. Mirá algunos consejos para que tener un espacio en tu casa y estar en contacto con la naturaleza.

Los jardines zen forman parte de la ideología del budismo y se han expandido en el mundo como un medio para inspirar a la meditación y contemplación. El jardín es una expresión filosófica del universo que permite a la mente contemplar sus formas, colores, texturas y sensaciones para meditar.

¡Seguí estas recomendaciones!

Elegí materiales naturales.

La espiritualidad tiene una relación directa con la conexión con la naturaleza. Priorizá en tu jardín el uso de materiales naturales como madera, mimbre, piedra, arena, etcétera. Además podés complementar con bamboo natural, o por ejemplo en el piso, podés construir un deck vos mismo en simples pasos o instalar un deck de madera ya construido.

Los muebles de mimbre, madera o ratán aportarán ese toque natural. Lo importante, además del material, es elegir muebles que tengan líneas sencillas.

Usá colores neutros:
A través de los tonos neutros, como el blanco en almohadones, podemos mantener una línea sobria y simple. Estos colores, aportan luz y amplitud, y nos proporcionan una sensación de tranquilidad inigualable.

Elegí una iluminación sutil:
En lo posible, aprovechá la luz natural. Pero si tenés que usar luz artificial para crear un ambiente cálido y tranquilo, es preferible usar luces indirectas y suaves. Probá con antorchas, faroles y velas.

Intentá una decoración sencilla:

Los ambientes Zen se caracterizan por ser minimalistas. Por lo que no hay que recargar el espacio con objetos innecesarios o muy llamativos. Para decorar, podés usar una figura de Buda que invocará inmediatamente una energía especial para darle un toque místico al jardín.

Las plantas nunca sobran en un espacio Zen, mucho menos los bonsáis y los terrarios. Y si usas maceteros de cemento quedarán muy bien.

Jugá con los aromas:

¿Sabías que el estilo Zen busca estimular los cinco sentidos? Por lo tanto las velas son una excelente opción para complementar la iluminación, y para disfrutar de exquisitos aromas. Y por supuesto, los inciensos y las plantas con fragancias, también ayudarán a hacer más agradable tu jardín Zen.

El agua es fundamental:
Ya todos conocemos lo tranquilizante que puede ser oír una corriente de agua, por eso, no puede faltar este elemento en la decoración Zen. Si tenés espacio, un pequeño estanque con plantas se verá increíble. Y para espacios más chicos, siempre podés optar por fuentes de aguas decorativas que se adaptan a cualquier lugar.

¡Ahora ya sabes como hacer tu propio jardín Zen! Encontrá mucho más en Sodimac.com